sábado, enero 31, 2009

ORQUESTA DEE JAY EN TELEVISION POR CABLE Y RADIO



ESTE DOMINGO 2 DE FEBRERO , EN EL CANAL COSMOVISION, EN EL PROGRAMA "SONANDO EL SON", PRESENTARAN A JERRY HERNANDEZ Y LA NUEVA ORQUESTA DEE JAY, HORA : 10.PM SE PUEDE VER EN MAS DE 357 CIUDADES EN ESTADOS UNIDOS Y PAISES, INCLUIDO COLOMBIA, OSEA QUE SI TIENES ESTE CANAL A GRABAR SE DIJO, POR QUE AHI VIENEN DOS TEMAS SEGUIDOS, MAS LA ENTREVISTA A JERRY.
TAMBIEN EL GUISO DEL 8 DE ENERO DE LA BANDA EN GONZALEZ Y GONZALEZ, EL CUAL FUE GRABADO, COMO DVD PROMOCIONAL, CREO QUE A JERRY LE QUEDO SONANDO LO DEL DVD QUE DIO PARA EL PARQUE DE LA MUSICA.
EN BUENA HORA.
LA DEE JAY ESTA SONANDO DURO Y ENTRE SUS FILAS SE ENCUENTRAN EL BONGOCERO ORIGINAL DE RAY OLAN Y EL BAJISTA ORIGINAL DE LA ORQUESTA LA MODERNA( nyc).
SI ERES AMANTE DE LA SALSA DURA Y TIENES GANAS DE LIMPIAR TUS OIDOS DE LA CONTAMINACION AUDITIVA QUE HAY EN LA ESCENA SALSERA, ESTE ES UN BUEN MOMENTO.

SI DESEAS SABER SOBRE ESTE CANAL: INFO "

On Sunday February 2nd, the TV Show Sonando el Son will present Jerry Hernandez y La Nueva Orquesta Dee Jay at 10 PM. This show will air on La Familia Cosmovision - TV mas cerca!! network and will be aired in 357 cities in the US and Colombia South America. Please go to http://www.getlfc.com/ and enter your zip code to find out what channel in your area.

If you do not have coverage in your area the performance on this show recorded at Gonzalez y Gonzalez on January 8th will be uploaded to Youtube. The DVD of this show will soon be available as part of our press kit for those of you interested in hiring us for your club, wedding, event or organization's dance.

RUBBY HADDOCK

RUBBY HADDOCK Y SERGIO CARINO



RUBBY HADDOCK ORCHESTRA
Nuestra orquesta nace a finales del 1969 año en que además comienza a grabar la 1ra producción "Presenting" la cual llega al mercado a finales del 1970.

Muchos músicos de gran talento han pasado por nuestra orquesta como Juancito Torres, Mario Ortíz, Rey Santos, Frank Morell, Hugo Dumont y muchos más que mencionaremos mas adelante.

Cantantes como Sergio Cariño, Juan Acosta, Raúl Carbonell Hijo, Tony Rivas, Cucho Caro, Andres Reyes, Pedro Arroyo, Ricky Ramos, Tito Gomez, Yolanda Rivera, Eddie Rosario y Johnny Maldonado.

Rubby Haddock uno de los más grandes exponentes de la buena música latina. Su orquesta se conoce como una de las “Big Bands” más bailables en la Isla. Es llamado “El Maestro” por sus seguidores y compañeros artistas. Por su larga trayectoria artística, expuesto al mundo del espectáculo se convierte Rubby en uno de los mejores Conocedores de la historia de la música latina. Nacido en Manhattan, New York un 6 de febrero de padres puertorriqueños. Su madre vivió en Miami casi toda su vida y a finales de la década del los años 60 su Padre, Rubén Haddock quien fuera músico en New York, fundó el más famoso Club de Baile en Puerto Rico, MIRAMAR CENTER cuando a su vez era dueño de El Club Coameño en Río Piedras y El Club Caborrojeño de Bayamón. Una época gloriosa donde su Productor Padre llevaba a la Isla de Puerto Rico las estrellas más grande de la música latina como por ejemplo: TITO RODRIGUEZ, TITO PUENTE, LA LUPE, EDDIE PALMIERI, RICKY RAY, JOEY PASTRANA, JOE CUBA, WILLY COLON, HECTOR LAVOE, LARRY HARLOW, ISMAEL MIRANDA, CHIVIRICO DAVILA, TNT BAND entre otros, además de ser manager y productor de ROBERTO Y SU NUEVO MONTUNO.

Rubby Haddock creció junto a su padre hacia la adolescencia en Puerto Rico dentro de toda la operación empresarial de Don Rubén, conociendo estas máximas estrellas de nuestra música y de ahí la vena de músico y productor durante su carrera artística y la experiencia en el mundo del espectáculo.

Rubby Haddock cursó estudios de Piano pero demostró que su pasión era tocar trombón.

Para los años 1972 bajo el sello UNIART, Rubby Haddock lanza su primera producción discográfica, “PRESENTING ORCH HADDOCK” convirtiéndose ésta en un Hit poderoso en la Isla con el corte musical MONACILLO Y CORREA COTTO como algunos de los éxitos de esta producción. En esta primera etapa de la carrera musical de Rubby se encuentran entre las distintas grabaciones: “PRESENTING”, “ASI ME LLAMAN”, “LA LEYENDA”, “DE REGRESO”, “UNLIMITED” , “2ND CONCIERTO FAMILIA TH”, “THE ENTERTAINER”, “THE ENTERTINER 2”, “OTRA VEZ”, “SALSA TROPICAL”, “EL RUBI DE LA SALSA”, “PASAPORTE MUSICAL”

En la segunda etapa de su carrera, en el año 1978 cuando más pegado estaba Rubby en Puerto Rico con el Tema “Son Los Nervios”, una de las canciones propulsoras de el merengue en la Isla, sorprende Rubby a todos al unirse a las Fuerzas Armadas de E.U., en San Antonio Texas y Washington State, donde además de completar cursos de medicina, terminó también su Bachillerato en Educación Musical en las Universidades de Puget Sound y Pacific Lutheran.

En el 9th Infantry Div. llegó a formar parte Rubby del 9th Infantry Division Band donde además de la Orquesta Militar de la División, lo que más disfrutó Rubby fue la experiencia de pertenecer a la JAZZ ENSEMBLE BAND y el Big Band Jazz . No tardaron algunos de estos grandes músicos a venir a formar parte de la Orquesta de Rubby… A petición de un gran amigo puertorriqueño, y alto funcionario del Army Eddie Vélez, Rubby accedió a formar su Orquesta allá en Tacoma Washington State, recordando bellos momentos vividos fuera de su tierra hasta el año 1980, cuando regresó a Puerto Rico para un contrato de grabación con la firma TH RECORDS, En este “come-back” en su regreso a Puerto Rico para los años 80 produce Rubby uno de sus más exitosos trabajos: “De Regreso” con canciones como: A Mi Jibarita, El Amor, María Teresa, Sra. Tentación con los cantantes Raúl Carbonell y Tony Rivas.


A finales de los 80 incursiona Rubby Haddock en la televisión de Puerto Rico, Wapa TV y Telemundo Canal 2, como productor de espectáculos tales como “Un Puertorriqueño para la Historia (José Feliciano) ”,Especiales de Fin De Año, etc. Rubby Haddock y Sus Amigos, donde en esta Sección producida dentro de los Show de Mediodías desfilaban los más prestigiosos artistas tales como: José José, José Feliciano, Mongo Santamaría, Barry Rogers, Eddie Palmieri, Julio Angel, y muchos más….Este show se mantuvo en el aire durante cinco años y medio.

Para el año 1992 Rubby Haddock y su Orquesta representó a Puerto Rico en el Pabellón de Puerto Rico en la Expo 1992 en Sevilla, España.

A mediados de la época del 90, a pesar de que Rubby continuaba todavía como Director de su Orquesta, también incursiona como Empresario con su propia Agencia de Publicidad comercial, donde además de dirigir toda la operación de la agencia Haddock & Haddock Adv, también era el Creativo, teniendo a su cargo toda la producción de anuncios de Radio, Prensa y Televisión para todos los clientes de la Agencia. Ya Rubby había fundado para esa época su propio Estudio de Grabación (Pentagrama Sound) , donde produjo su tres más recientes producciones de esta década además de compartir grabaciones para amigos artistas tales como: Omar Alfano con Son By 4, fue de ese estudio que salieron éxitos tales como “A puro Dolor”. Su Ingeniero de grabación lo fue el destacado Ingeniero Sonny Hernández. Junto a él compartió trabajos con artistas tales como”: Danny Rivera, Andrés Jiménez, Ismael Miranda, Elvis Crespo, Melina León, Edwin Colon Sayas, Trió Borinquén, y otros.

En el año 2000 se traslada Rubby a los Estados Unidos donde vive actualmente. Su fanaticada le pide constantemente que vuelva a formar su Orquesta porque añoran su música y también le piden la recopilación de sus éxitos y un “ History DVD” exponiendo la Historia de su Salsa, lo cual parece que será la próxima gestión de Rubby Haddock como Artista. Rubby tiene 3 hijos, los primeros 2 Reuben Haddock y Rubby Haddock Jr, dedicaron sus carreras al mundo de los negocios y su hijo menor Randy Haddock, quien vive actualmente en New York, es músico, cantante y compositor, ya demostrando gran talento y la vena que viene de Don Rubén (abuelo) y de Rubby (su padre).






TEMAS

1 Por las Calles de Cantera
2 Presentimiento
3 Que Lástima Me Da
4 Que Pasará
5 Intermedio
6 Solo Quisiera Olvidar
7 Por un Pelito
8 Sola y Triste
9 Muy Tarde Será
10 Epílogo



Rubby Haddock y su Orquesta – La Leyenda – Canta Sergio Cariño y Blanca Haddock

TEMAS:

Toño bicicleta
Quiero cantar
Yo triunfo
Esa mujer
Tundras
Son los nervios
La leyenda

EXPRESION AUTENTICA DE LOS BARRIOS POPULARES


Salsa, expresión auténtica de los barrios populares


En algún momento, después de 1930 y 1942, se produce la ruptura del sonido en Cali. En nuestra ciudad se bailaba, como en el resto del país, rumba criolla, bambucos, torbenillos, guabinas y música de la costa atlántica de Colombia.

El oído a través de las emisoras que se crean, Radio Cali, La voz del Valle, La Voz de Colombia, Radio Higueronía, RCO y Radio Sport, pero especialmente por las trasmisiones de emisoras internacionales que se escuchaban en horas nocturnas como la XWE, CMQ, Radio Progreso y Radio Habana, de La Habana, conoce la música del Trío Matamoros, El Septeto Nacional, la Sonora Matancera, la orquesta Riverside, Beny Moré, posteriormente el Chachachá y el mambo.

La memoria auditiva se amplia a la memoria visual y es así como el cine mexicano, en lo que se denominó “el cine de rumberas”, con Ninón Sevilla, Tongolele, Meche Barba, María Antonieta Pons y Rosa Carmina, presentan las agrupaciones cubanas y la manera de bailar estos ritmos.


La historia contemporánea de Cali es la historia de su música y del baile. En 1945, la ciudad contaba con algo más de 150 mil habitantes. Quince años después, es una suma de barrios que alcanzan 470 mil habitantes. El barrio que lidera esta revolución cultural es el Obrero, por los componentes sociales que lo integran. Además la misma municipalidad determina que la Zona de Tolerancia se instale, a partir de 1940, en la carrera 12 con calle 19. Nacen bares y bailaderos que se convirtieron en hitos históricos como Copacabana, Ritmo Alegre, Acapulco, Fantasio, la Terraza Belalcázar. Rayos X, El Avíspero y, posteriormente, Nápoles y Cangrejos. Fuera de Cali, se crea la ruta del Cauca, en Juanchito, con bailaderos como Agapito y El Pailón.


La ciudad, poco a poco, despierta el tambor que tenía adentro y la música de negros es la gran expresión de los barrios populares.



El baile es claramente imitativo, se tomaban los pasos de Resortes para hacer el mambo. De igual manera, la guaracha y el chachachá. La gran innovación se produce con la pachanga, un ritmo que lo inventa Johnny Pacheco en Nueva York. La pachanga, en la medida que la pareja se suelta, da paso a la imaginación, le permite al bailarín caleño desligarse de la tradición del son y la marcación acostumbrada. En esa perspectiva, debemos destacar los aportes de una generación brillante como Jimmy Bógalo, Diego Dusán, Antonio Catacoli, Horacio Henao, Felix Veintenillas, Evelio Carabalí, Amparo Arrebato, Ayde España y la pareja Watusi y María. Ellos hacen el tránsito de la pachanga, pasando por el boogaloo, hasta llegar a la salsa.


Con el boogaloo, sobre todo, demuestra que necesita de la celeridad del ritmo y los discos suaves de estos músicos, los hacen sonar a una mayor velocidad. Es una discusión que requiere de otros puntos de vista para ser ampliada y no es este el escenario indicado. Lo cierto es que el bailarín caleño no se apega a la clave, como lo hacen los cubanos, sino que hace una marcación a todos los instrumentos. Este estilo, con su propia complejidad, se ha impuesto nacionalmente y ahora entra triunfante en las competencias internacionales.



La pachanga continúa siendo un ritmo preferido por los bailarines. Todavía un disjockey en el año 2000, afirmaba: “cuando la pista está sola el único camino seguro de llenarla es la pachanga”. Nadie la recuerda hoy en día, a menos de los eruditos que tratan de establecer quién fue realmente su inventor. Todo parece señalar que fue Johnny Pacheco y no Eduardo Davidson. Los cubanos radicales, tanto de La Habana, como de Miami, ya se están rasgando las vestiduras.

En 1974, José Pardo Llada organiza un campeonato mundial de salsa en el cual triunfan la pareja integrada por Watussi y María. Watussi rompe con el pasado, salta, hace piruetas, se eleva, mientras que María mantenía la elegancia, la sensualidad y la velocidad, virtudes que hemos podido recuperar en bailarinas como Liliana Salinas y Benicia Cárdenas, que empezaron el ballet Salsa Cali Rumba, y hoy viven en Italia.


En diciembre de 1968, la orquesta de Richie Ray y Bobby Cruz vinieron a Cali para culminar este proceso de hegemonía de lo empezaba a llamarse LA SALSA. De ahí en adelante, hasta los años 90, el dominio de esta música y baile llegó a tanto que Cali pasó a ser llamada la Capital de la Salsa. No es exageración después de la crisis de Nueva York.


Los ochenta es la década del grupo Niche, de Guayacán, del surgimiento de cincuenta agrupaciones, del nacimiento del evento más importante en la Feria de Cali como el Festival de Orquestas, de la creación del nuevo himno de la ciudad, Cali Pachanguero, de Jairo Varela, respetado como un icono de la cultura salsera.


El triunfo de la salsa es la victoria del barrio como entidad social, de la cultura popular que se entronca en el devenir histórico. Nuestras raíces musicales están afincadas en las expresiones negras o mulatas. Jorge Isaacs ya lo había anunciado en su novela María, dejando un extenso testimonio de la presencia africana en el Valle del Cauca. Ahora Cali es la tercera ciudad negra de Ibero América, después de Bahía(Brasil) y La Habana(Cuba). También se ha convertido en la Capital del Pacífico, convirtiéndose en la sede del festival de música Petronio Álvarez.


El bailarín caleño nace de la rumba, de la fiesta familiar, de los bailes de cuota, de los aguaelulos, de la verbena callejera, de los grilles, de las discotecas y tabernas, de las amanecidas en Juanchito.


A partir de los finales de los 90, nacen las escuelas de baile. Es el momento de la crisis económica de Cali por efectos del narcotráfico, las orquestas desaparecen o entran en receso, las discotecas cierran, los festivales de orquesta los dejan acabar, las viejotecas nacen como una reacción popular. A estas escuelas de baile se les debe reconocer que asumieron el honor de defender la salsa en Cali y lo hicieron con inteligencia porque trabajaban desde la base popular y desde la infancia.


Swing Latino, dirigida por Luis Eduardo Hernández, se funda en 1999. Ahora, no sólo tienen el mérito de representar bien el estilo del baile caleño, sino que han sido exaltados como los mejores del mundo en el campeonato de Las Vegas, en diciembre de 2006. Una encuesta reciente nos hablan de 40 escuelas activas en Cali. Swing Latino es el producto del esfuerzo, la dedicación y el talento. Así como ellos viven su momento de gloria, otros están listos a ocupar sus sitios.



De manera que la salsa está viva en Cali, porque está viva en sus barrios, en sus raíces, en los sentimientos más hondos de la gente pobre, como dice Cheo Feliciano.


Ya soportamos el embate del meneíto, de la lambada, de un merengue comercializado a pesar que el merengue tradicional hizo parte de la salsa. También del vallenato, del cual se está encargando el regueaton, que lo está sacando a patadas. En fin, la moda es inevitable, pero viene y se va, porque esencialmente es efímera. La salsa es la raíz, es lo que queda. Es como si La Habana no fuera son, Río samba, o Buenos Aires tango.



Cali es la memoria musical más importante de la salsa, porque tiene la música adentro. Por eso lo que van a ver ahora, con el grupo de El Mulato, es un espectáculo digno de estar en cualquier escenario del mundo. Es la auténtica expresión del pueblo caleño, que compite bravíamente con los cubanos y los puertorriqueños.

UMBERTO VALVERDE

ARTISTA (LUISA MESA)

jueves, enero 29, 2009

KIKE ROSA Y SU ORQUESTA



-ESE MUNDO LATINO
-MASANGO
-DO YOU REAL FEEL REAL
-RUMBEROS DEL AYER
-CHANGO DE FRENTE
-BAILARE BEMBE
-APRETAO
-CAMINO DE ABROJOS
- TRAICIONERA VIDA

PONCHO SANCHEZ



CON ESTE VINILO PARTICIPE EN EL PARQUE DE LA MUSICA, FESTIVAL DE VERANO 2008, CON EL TEMA " BAILA MI GENTE", VOCALIZANDO JHONNY NELSON







ANDY DURAN




AUTOBIOGRAFÍA COMPOSITOR ANDY DURÁN

Nací en Caracas el 02 Enero del 49 (Capricornio), mis padres Oswaldo Valor y Catalina Ramos, yo soy el mayor de seis hermanos. A finales de los 50s disfrutaba de la sabrosa música bailable que papá traía a casa: Orq. Sans Souci, Sonora Matancera, Pérez Prado, Billos, Negro Piñero, Chucho Sanoja. Ya entrados los 60s Don Oswaldo trajo a casa un disco que cambiaría mi vida: TITO RODRÍGUEZ - RETURN TO THE PALLADIUM, ¡Vaya disco y vaya orquesta!, quedé totalmente impresionado por el sonido de la banda y también por la imagen de la misma, desde ese momento casi decidí ilusoriamente ser un músico. Al poco tiempo descubro que existía otro Tito que también tocaba los timbales, era Puente por supuesto, entonces bajo sus influencias comencé a tocar timbales (de guataca) y entré en la música a título de hobby.

Por aquellos años conocí al joven Ilan Chester quien tomaba clases de acordeón y de piano, teníamos interés por la música, reclutamos otras personas y comenzamos a tocar en fiesticas por la urbanización, tuve el primer grupo a mi nombre “Nelson y su sexteto” y el repertorio básicamente era lo de Joe Cuba.

Seguí mis estudios de administración, sin embargo permanentemente estaba pensando en la música como una tarea a cumplir en la vida, fui a la escuela de música José Ángel Lamas a rendir el examen de admisión, estaba muy asustado y nervioso y para mala suerte me tocó el Prof. Pereira con su cara de pocos amigos, inmediatamente fui “raspado” y allí por poco mueren mis ilusiones de ser músico,¡Qué tristeza! Me recuperé de esa derrota y volví al año siguiente, esta vez con mejor suerte, el propio y venerable maestro Vicente Emilio Sojo me hizo la prueba y la pasé, ¡Qué felicidad! Comenzaron las clases de teoría y solfeo y también de trompeta, luego la emprendí por mi cuenta con el piano, no con la idea de ser un pianista, sino de tener un conocimiento más amplio de la armonía y como herramienta fundamental para hacer lo que definitivamente me gusta más de la música: arreglar y dirigir.

Formé otro combo que se llamó ORQUESTA PALLADIUM así puse en práctica mis gustos por el latin jazz y la música bailable con mis primeros arreglos y al frente del piano (ya había dejado atrás el timbal), ahora estamos en el año 78. En el 79 llamé por mi propia iniciativa al destacado arreglista Ray Santos, quien había trabajado para Machito, Tito Puente y Tito Rodríguez, le encargué que escribiera 10 arreglos para mi banda, lo cual hizo, esos arreglos me permitieron profundizar en los secretos del sonido Big Band y fueron un material de estudio invaluable para mi definitiva formación musical.

. Yo seguí siendo un administrador estable y exitoso, como quien dice, un ejecutivo promedio , lo de la música todavía era un hobby, con esa situación llego al año 82 y de repente la empresa transnacional en la cual trabajaba cerró operaciones en Venezuela y yo quedé sin trabajo, en ese preciso momento es que comienzo a pensar en la música como mi profesión definitiva.

Puedo asegurar que es en ese año cuando me convierto en músico integral al 100%. Desde ese año todos mis ingresos, alegrías y sacrificios se los debo a ella: la música. En el campo de la música alguien pude elegir entre ser: ejecutante, cantante, arreglista, compositor, autor, copista y quizás otra actividad que ahora no recuerde, entonces, para poder entrar al mundo profesional me hice copista musical, aprovechándome de mi buena caligrafía, en esa condición participé en cuñas, festivales, conciertos, orquestas y otras actividades en las cuales se requería del copista musical, lo que me permitió conocer y trabajar con casi todos los arreglistas y personalidades importantes del ambiente (Aldemaro Romero, Eduardo Cabrera, Chuchito Sanoja, Orq. Billos, Los Melódicos, Carlos Franzzetti, Soledad Bravo, Tabaco y otros) lo cual me enriqueció mucho, ya que podía observar las técnicas de orquestación de cada uno de ellos.

El momento más duro de mi vida fue en una navidad, creo que el 83 u 84, no tuve para comprar los regalos del Niño Jesús a mis tres hijas y además tuve que confesarles que yo era por demás el Niño Jesús, ¡qué momento tan triste! En este momento que escribo esto aún se me encoge el corazón. Yo me preguntaba si era un fracasado, un imbécil o un bueno para nada que había tomado la decisión equivocada.
.


Cuándo ya era inminente que me quitarían el apartamento por tener 6 meses de atraso, un día llama mi buen amigo “Tabaco” – Carlos Quintana y me ofrece ser el director musical y arreglista de su próximo disco, ¡alegría! Con ese cheque pagué todas las deudas e hicimos el disco siguiente. En el año 85 grabo mi primer Long Playing – MAMBO SALSA una recopilación de los mambos de Pérez Prado con una pincelada de salsa y actualidad, ese disco fue financiado totalmente por mis dos queridos y recordados amigos Elías Wenklar, Alberto Forsyth y yo. Una curiosidad de esa grabación es que yo soy quien canta, difícil de creer pero es así.

Del 85 al 92 continúo sobreviviendo con actuaciones, arreglos, copias, cuñas y arreglos fantasmas. Mientras, ya se había consolidado mi interés por el jazz y sobretodo la tendencia Latin Jazz. En el 92 el sello LIRYC buscaba nuevos talentos para lanzar, así firmamos contrato y grabamos en formato CD “A Jazzy Latin Beat” & “Latin Jazz Club”, en esas grabaciones conozco a quien ahora es mi productor e ingeniero, mi buen amigo el Ing. Stefan Gosewinkel, él ha sido el sound man en casi todos mis discos y es una persona altamente capacitada para este negocio del show y las grabaciones, tengo suerte de contar con este aliado.


En el año 96 grabamos bajo la producción de Corinna “Coco” Weber el disco “Tímeless Vol I”, con la participación de Charlie Sepúlveda, Conrad Herwig y Brian Linch, en esa sesión también estaban Gonzalo Micó y Pedrito López. En el 98 grabamos el CD “Latin Jazz Light”; en el 99 “Tropicalia Caraqueña”; en el 2000 “Oscar Colina canta con Andy Durán”; en el 2001 entro a TELEVEN como director musical del programa “El show de Carolina Gómez Ávila” lo cual me permitió interactuar en vivo (sin anestesia) con un sinfín de artistas de todos los estilos. Ese mismo año y ahora asumiendo el papel de productores independientes grabamos “Latin Jazz & More”; en el 2003 grabamos “Formats & Concepts” el cual fue puesto en el mercado en 2004. También en el 2004 lanzamos dos discos especiales que estaban grabados desde finales del 2003 para la Productora Pacanins /Obeso: “Canelita y Andy Durán – Tributo a Celia Cruz” y “Música Cañonera con Andy Durán”. Como si fuese poco, en el mismo 2004 hicimos un maravilloso concierto en el Teatro Aula Magna, el cual celebraba su 50º aniversario de existencia. En esa ocasión presentamos uno de los conceptos más satisfactorios para mí: “ La Noche de Los Titos”, eso fue un éxito y de allí quedó el disco que lanzamos en el año 2005 (Tito & Tito) y que la gente considera como un título de colección, por lo espontáneo de la grabación, los momentos allí plasmados y por la música imborrable de Tito Rodríguez y Tito Puente, mis ídolos y maestros virtuales.


En el tiempo comprendido desde el 82 hasta el presente, he aprendido mucho de la vida, fundamentalmente si atiendes a tu verdad y yo creo que mi verdad era ser un músico, También he aprendido que los objetivos importantes en la vida pueden ser costosos y difíciles de alcanzar, ello demanda una exigencia física descomunal y una firmeza interna inderrotable para enfrentarse exitosamente al reto.

Cheques devueltos, mordidas de perro, palos de agua, traiciones, enemistades, emboscadas, desamores, desilusiones son de las cosas a sobreponerse, ellas están al lado de las inmensas alegrías que se reciben por el camino, sobre todo si has elegido bien. El aplauso del público, el saludo del fanático, la firma del autógrafo o la foto, pero lo más grande y bonito es poder hacer el trabajo o actividad para lo cual se tiene vocación.

ARTICULO ORIGINAL: WWW.SACVEN.ORG.

ARTISTA(LUIS GARCIA NEREY)

miércoles, enero 28, 2009

JORGE REYES




TEMAS:

1 Do-Do
2 Guajirón
3 Contraste
4 Realidad Y Fantasía
5 Obsesión
6 Cuando Tú Me Quieras
7 Blues Con Clave
8 Descarga 2003
9 Con-Tumba Y Con-Trabajo
10 Take the 'a' Train

MUCHO Y TANTO DE JORGE REYES

De todo un poco es un disco de descarga cubana. No importa que el espacio improvisatorio haya sido controlado, lo que vale en este caso es el espíritu de la descarga, que se manifiesta en el imaginativo juego entre los elementos del quinteto encabezado por Jorge Reyes.

Pedro de la Hoz | La Habana



Aunque parezca modesta en pretensión ―ofrecer solamente “de todo un poco” (como reza el título) ― y en duración ―aproximadamente la de los antiguos álbumes de pasta negra en 33 rpm―, la grabación del más reciente disco del contrabajista cubano Jorge Reyes, a punto de ser distribuida por el sello Unicornio, merece ser tomada en cuenta como uno de los testimonios más vivos de un talento, una expresión y una decisiva contribución al desarrollo contemporáneo del jazz cubano.

Jorge Reyes rebasa desde hace mucho tiempo con creces los tópicos del oficio en un instrumento cuya más apreciable cualidad en la música cubana ha sido servir, junto a la percusión, de piedra sillar a una definida identidad.


Una práctica académica rigurosa, que ha transitado del aula a la continua autosuperación, y una intensa experiencia como ejecutante, fogueada en agrupaciones soneras del tipo del conjunto Monumental y bandas de mayor formato (la orquesta Riverside) hasta desembocar en proyectos de acentuada significación como lo fue el grupo Perspectiva y, en fecha más reciente, el mundialmente reconocido Irakere, liderado por Chucho Valdés, más el contacto frecuente con la escena internacional, han hecho de Jorge Reyes un músico integral, que ha interiorizado la dialéctica de su instrumento en sus idas y vueltas del sostén rítmico al protagonismo temático, y, a la vez, una profunda comprensión de las relaciones entre tradición y modernidad en la compleja trama de la música vernácula.


Ángeles tutelares alientan la dimensión histórica de este resultado. La construcción de la imagen del contrabajista como elemento sustantivo en los saltos de calidad que fue experimentando la música cubana a lo largo del siglo XX, tuvo en Orestes Urfé, Israel López y Orlando López desempeños señalados, asimilados críticamente por el modo de hacer de Reyes en el instrumento.

Pero como parte de su sensibilidad y perspicacia, Reyes también ha prestado atento oído a las asociaciones del contrabajo con otros instrumentos y, más importante aún, a las derivaciones de dicho tejido en el ensanchamiento de los códigos de la música instrumental de la Isla.


De tal modo ha concebido su quehacer en el vórtice de una entidad que ha alcanzado vida propia: el jazz cubano. Se trata de una voluntad por insertarse en la continuidad de un movimiento que se originó después de la Segunda Guerra Mundial fundamentalmente en la capital cubana, al margen de las orquestas de los grandes cabarés. Lo que en un principio fue si se quiere una actitud mimética, reproducir los estándares y el ambiente de la corriente jazzística principal norteamericana en el tránsito del swing al bebop, este último decisivamente marcado por el pujante jazz afrocubano, evolucionó hacia la llamada “descarga cubana”, en las que se improvisaba abiertamente a partir de ritmos y temas cubanos.

Reyes se siente legatario de las huellas dejadas por notables pianistas como Peruchín, Bebo Valdés, Frank Emilio, Felipe Dulzaides; por percusionistas que hicieron época como Walfredo de los Reyes, Oscar Valdés (padre), Guillermo Barreto, Tata Güines; saxofonistas de la dimensión de Chombo Silva, Leonardo Acosta, Pedro Chao, Gustavo Más, Mosquifín, y de aquellas aventuras que cuajaron en las sesiones de jazz del Habana 1900.

De todo un poco es un disco de descarga cubana. No importa que el espacio improvisatorio haya sido controlado, lo que vale en este caso es el espíritu de la descarga, que se manifiesta en el imaginativo juego entre los elementos del quinteto encabezado por Jorge Reyes, quien, al mismo tiempo, es autor de buena parte de los temas instrumentales.

El contrabajo está en el centro de las estructuras temáticas, pero con tino y oportunidad se desplaza hacia su posición de fundamento rítmico. Incluso cuando ocupa un primer plano, Reyes hace ostensible su función básica en el lenguaje jazzístico.

Logro indiscutible de esta colección de piezas lo es la articulación estilística de diversas especies cubanas: el son, la contradanza, la guajira, la rumba y el bolero. Esto se debe, en primer lugar, a la sabiduría de Reyes para equilibrar las líneas horizontales del discurso (exposición y variaciones temáticas y solos instrumentales) con las verticales (armonía y ritmo). Y luego, por supuesto, a la maestría de cada uno de sus compañeros de viaje: el pianista Emilio Morales, el baterista Giraldo Piloto, el tumbador Adel González y el saxofonista Germán Velasco, todos ellos comprometidos con una manera de decir complementaria.


En el centro del fonograma, la sección dedicada al bolero (bolerazos en el exacto decir de Reyes), una voz sensible y cultivada como la de Evelyn García Márquez, centraliza otra de las venturas de este proyecto: subrayar la convergencia del género, a partir de las características del filin, con una de las aristas esenciales del jazz: la balada.

Al llegar a “Obsesión”, del puertorriqueño Pedro Flores, donde la desnudez de la voz se arropa únicamente en las cuerdas pulseadas del contrabajo que intercambia los papeles de “prima” y “segunda”, o a “Con-tumba y con-trabajo”, se tendrá también otra certeza: la del virtuosismo de un contrabajista que no se excede, sino que cumple con la misión de comunicar imágenes artísticas sugerentes e inefables.


El final del disco merece una explicación. La idea de grabar “Take the ‘A’ Train” tuvo su momento germinal en la clausura del Festival Jazz Plaza 2002. Reyes, Piloto, Germán Velasco y otros músicos de casa eligieron ese estándar sin saber que una formación de notables músicos norteamericanos seleccionaría el tema a modo de resumen de su participación. Los cubanos estuvieron a punto de renunciar a su propuesta, mas luego se dijeron: ¿por qué no demostrar que “esto” no es lo mismo que “aquello”, que lo nuestro es simple y pura “descarga cubana”? Esta versión definitiva roza, en cierta medida, el fraseo de la timba, con lo que se evidencia cómo el jazz cubano se sigue nutriendo de los nuevos desarrollos de la música popular cubana.

A Jorge Reyes habrá que agradecerle la honestidad intelectual y musical que recorre este fonograma. De todo un poco es un “mucho de tanto” a favor de una expresión que debe empinarse más aún en esta nueva centuria.

ARTISTAS (JOY VON TIEDEMANN - KATHY KISSIK)

MALAGONIKUS DAYS





sábado, enero 24, 2009

SABU MARTINEZ





1973, prensado en suecia, Afro Funk / Afro Beat / Afro Jazz Fusion, European Grooves, Hard-Bop

TEMAS:
martin cohen loves latin percussion
meapestaculo
wounded knee
afro temple
all camels hump
hotel alyssa-sousse, tunisia .
para ti, tito rodriguez.
my son johhny and me
my christina

MUSICOS:

sabu martinez (bongos, congos, bukoba, talking drums, tympani, gong, all sounds and percussion effects), stephen moller (drums), ali lundbohn (drums), johnny martinez (congas), per-arne almeflo (congas), bo osten svensson (congas), conny lundstrom (congas), peter perlowsky (extra percussion), margarita martinez (added chorus), christina martinez (added chorus), bernt rosengren (tenor sax piccolo flute), christer boustedt (alto sax flute), red mitchell (bass)